Cortázar

Pero existe algo que el tiempo no puede, a pesar de su innegable capacidad destructora, anular: y son los buenos recuerdos, los rostros del pasado, las horas en que uno ha sido feliz.

Cartas, 1937-1954

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *